lunes, marzo 27, 2006

 

IDEAS FUNDAMENTALES DEL MOVIMIENTO DE CURSILLOS DE CRISTIANDAD

ANTECEDENTES:

La proliferación de escritos, fascículos y libros publicados alrededor del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, desde su fundación en 1944 hasta el inicio de la década de 1970, 26 años, más la extensión de Cursillos por los cinco continentes, indujo a pensar que era necesario convocar un Encuentro Mundial de Dirigentes del MCC, para proponer que se escribieran en forma condensada, las líneas básicas que en ese entonces se consideraban como indispensables, el mínimo necesario, para mantener la unidad del movimiento a nivel mundial. La historia nos dice que fue precisamente en un Encuentro Latinoamericano en Itaicí, Brasil, en donde surgió la idea. Los Encuentros de Perú y Brasil, realizados en el año 1972, desembocaron en el III Encuentro Mundial, celebrado ese mismo año en el mes de noviembre, en Mallorca, cuna de los Cursillos.
El P. Sebastián Gaya, nos dice: Sabemos bien que no descubrimos ningún Mediterráneo, al decir que el III Encuentro Mundial de Dirigentes, centró su atención en el propósito de elaborar un libro, en el que quedaran plasmadas las líneas fundamentales que definan el Movimiento de Cursillos. El mismo III Encuentro Mundial había perfilado no sólo el índice de las materias que debía abarcar la publicación, sino también los autores que debían responsabilizarse de la ejecución de la labor, y el proceso que debería seguirse para que el libro pudiera tener vigencia universal. Cumplidas las diversas etapas previstas, quedaba ahora dar cima a la obra que, después de elaborada y reelaborada, enriquecida una y otra vez con las sugerencias de los distintos Secretariados Nacionales, recibiría su redacción final. Del 15 al 21 de abril quedaron convocados al borde de una de las calas de Mallorca: En nombre de Austria, el P. Joseph García Cáscales y la señorita Elizabeth Seidl; por Brasil, Monseñor José Beraldo y el doctor Bachir Jorge; España estaría representada por el Padre Victoriano Aristi y Eduardo Bonnín; el P. James Lyons y Mr. Gerald Hughes participarían en nombre de Estados Unidos; Méjico enviaría al P. Pedro Martín y al Lic. Alfredo Reinoso; Carlos Mántica y Mons. Federico Argüello traerían la delegación de Nicaragua; y el P. Hermógenes Castaño y el doctor Albo Saturno intervendrían en nombre de Venezuela. Venezuela sería el país coordinador. Sobre sus hombros recayó el peso principal de toda la etapa de preparación del libro. Cumplieron como los buenos. En la reunión de redacción, el P. Cesáreo actúo como Coordinador General, secundado por la señora Josefa de Arreaza, también de Venezuela y dos miembros del Secretariado Nacional de España. Capítulos hubo en que la gestación de la presentación fue laboriosa.

Recordaremos las largas horas dedicadas a la reflexión del por qué, del qué, del para qué, del cómo ( mentalidad, esencia, finalidad, estrategia ) del Movimiento de Cursillos. Se había escrito mucho, y era mucho más lo que se pudiera escribir. Se había escrito tanto, que era preciso ir podando y cercenando. Pero ni las podas producían sangrías, ni la brevedad acortaba la diafanidad. El libro está terminado: "Ideas Fundamentales del Movimiento de Cursillos de Cristiandad" -- tal es el nombre -- dará vuelta a muchos meridianos para unidad de mentalidad, para delinear líneas eficaces, para sembrar, en definitiva, semillas de esperanza y de amor, que la Iglesia ofrece a través de Cursillos, a las inquietudes de un mundo que, tal vez sin saberlo, anda en búsqueda de Dios. Sigue diciendo el P. Gayá: El libro es una multiplicada serie de esfuerzos para ofrecernos, como en bandeja, la unidad de criterios esenciales en torno a Cursillos de Cristiandad. Delimita su finalidad específica; concreta la estrategia que emplea para llenar su finalidad; esboza la naturaleza del Movimiento, según se desprende de su finalidad y metodología propias; plasma la mentalidad que le dio vida; describe las piezas de todo su engranaje; delinea las estructuras necesarias para que todas la piezas, puestas en marcha, cumplan el objetivo que, dentro de la Pastoral de la Iglesia, se propone el Movimiento de Cursillos. Es un libro sencillamente ambicioso. De la "mentalidad" de Cursillos se responsabilizó a Eduardo Bonnín, al ser uno de sus principales iniciadores. La "esencia" del Movimiento se encargó al P. García Cascales, cerebro español crecido a orillas del Danubio, en contacto con las corrientes teológicas de nuestros tiempos. El P. Cesáreo Gil Atrio debía recoger la "finalidad" de los Cursillos, según se desprendía de la vasta bibliografía publicada sobre el particular. La "estrategia metodológica" -- el cómo -- quedó encomendada al P. Pedro Martín, talento práctico, de larga experiencia. El Secretariado Nacional de México nos ofrecería una visión panorámica del papel que juega "el Movimiento de Cursillos en la Pastoral de la Iglesia". El de Brasil -- con sus 150 Secretariados Diocesanos -- fue llamado para escribir sobre "Precursillo y Poscursillo". Al de España, cuna del Movimiento, le correspondió el capítulo sobre el reactivo del mismo: "el Cursillo". Y Nicaragua cargó con la labor de describir los órganos de que el Señor se sirve para poner en marcha nuestro 'tinglado' evangélico: "Escuelas y Secretariados". El libro, por tanto, no tiene sólo el aval del parecer de tal persona o del matiz de tal Secretariado; es un libro en el que se ha volcado el criterio de los Secretariados más caracterizados dentro del Movimiento de Cursillos, según se deduce de la elección verificada en el III Encuentro Mundial, avalados con las aportaciones de los restantes Secretariados Nacionales. Cuando en adelante se quiera conocer la auténtica fisonomía de los Cursillos, no nos ha de faltar un punto de luz segura: "Ideas Fundamentales del Movimiento de Cursillos de Cristiandad". Un libro que no puede faltar en los anaqueles de ningún Cursillista que quiera conocer el instrumento de que Dios se valió para llevarle al encuentro con El. Por su parte el P. Victoriano Aristi, opina: Rara vez habrá sido acogido un libro con el hambre con que en España ha sido acogido "IDEAS FUNDAMENTAMENTALES DEL MOVIMIENTO DE CURSILLOS DE CRISTIANDAD", que nos presenta el logro final del III Encuentro Mundial del Movimiento de Cursillos, celebrado en Mallorca en noviembre de 1972. Su primera edición se agotó en España en algo más de tres semanas.
El libro ha sido cuidadosamente trabajado por el esfuerzo continuo de todos los Secretariados Nacionales del mundo y es la primera publicación de Cursillos elaborada a nivel mundial. En él se estudia el QUE, el PARA QUE y, sobre todo, el PORQUE del movimiento de Cursillos. En su primer capítulo -- "Mentalidad (porqué son los Cursillos lo que son) -- se explica brevemente su porqué histórico y su porqué actual. El libro da también los criterios e "IDEAS FUNDAMENTALES" que señalan COMO debe ser el Movimiento de Cursillos. Pero nada nos dice -- no lo puede decir -- de COMO son los Cursillos. Ya que el COMO son los Cursillos depende única y exclusivamente de la VIDA de los Cursillistas y sobre todo, de la VIDA de sus Dirigentes. Y aquí está, para mí, el tremendo riesgo del libro "IDEAS FUNDAMENTALES". El riesgo, el peligro está en que ahora todos los Dirigentes de Cursillos dediquen sus mejores esfuerzos a "estudiar", a "conocer" la Mentalidad del Movimiento de Cursillos, su Esencia, su Finalidad, su Estrategia, el lugar que los Cursillos ocupan en la Pastoral de la Iglesia, sus Estructuras ... y tras esos intensos estudios lleguen a adquirir un CONOCIMIENTO, si se quiere, exhaustivo y total del Movimiento de Cursillos. Y se conformen con ser unos grandes TECNICOS, es decir, personas perfectamente, MENTALIZADAS en Cursillos, sin que esos conocimientos y esa mentalidad "pasen" a la VIDA de cada uno y a las estructuras todas del Movimiento. El riesgo y el peligro está en que hagamos con "IDEAS FUNDAMENTALES" lo que por desgracia, tantos cristianos hacen con el Evangelio, con el Concilio y, en general, con la VERDAD revelada: adquirir un CONOCIMIENTO más o menos perfecto y, mediante él, conseguir una gran CULTURA. Pero sin encarnar ese conocimiento y esa cultura en la vida personal y comunitaria de cada uno. Si esto fuera así, entonces habríamos dado al traste con la ESTRATEGIA del Movimiento, con el KERYGMA que el Movimiento intenta proclamar y aún con la misma FINALIDAD consecuente del Movimiento de Cursillos. I.--- Daríamos al traste con la ESTRATEGIA, porque la estrategia de Cursillos consiste fundamentalmente en tres cosas: a) En una actitud de conversión INTEGRAL y progresiva de quienes encarnan el Movimiento. Como consecuencia de esa "vivencia de lo fundamental cristiano" que están viviendo o intentan vivir, o sienten no vivir. Y se habla siempre de una conversión INTEGRAL, no de una conversión PARCIAL, unilateralmente vertical u horizontal, sino total, que abarca al hombre en todas sus dimensiones: en su dimensión individual, familiar, profesional, social, política, etcétera, etcétera. b) En una inserción COMPROMETIDA cristianamente en las realidades temporales en las que se es vértebra, o locomotora; el líder, es decir, la persona de influencia humana; c) Desde una circunstancia santificante o comunidad viva, o Grupo, con profunda exigencia de vida cristiana y de compromiso temporal cristiano. Trastocaríamos la ESTRATEGIA, siendo precisamente ésta la que ha dado al Movimiento "personalidad" dentro de la Iglesia, para que "los Cursillos puedan recorrer con carta de ciudadanía los caminos del mundo", en frase de Pablo VI. II.--- Pero, además, daríamos al traste con la Proclamación KERIGMATICA del Movimiento de Cursillos. En el capítulo tercero del libro -- "El Movimiento de Cursillos en la Acción Pastoral de la Iglesia" -- se nos dice con toda claridad que los Cursillos se mueven en el ámbito kerygmático, dentro del ministerio profético o de evangelización de la Iglesia, señalando algunas de las características esenciales del Kerigma, entre las que sobresale la de "hacer presente y actual aquello que se predica, dando VIVENCIA de lo que se proclama". III.--- Y, finalmente, daríamos al traste con la misma FINALIDAD consecuente del Movimiento de Cursillos: la VERTEBRACIÓN CRISTIANA DE LA SOCIEDAD, o animación cristiana de los ambientes y estructuras. Pero creo también que todos debemos estar atentos al peligro, que siempre acecha, de un conformismo en nuestros Secretariados y Escuelas de Dirigentes, y aun en nuestros Grupos y Ultreyas, al pensar que, porque CONOCEMOS mucho mejor la Mentalidad, Finalidad, Estrategia, etcétera, de los Cursillos, el Movimiento ya irá mucho mejor. Y entonces, cuando alguien pregunte COMO son los Cursillos, no tengamos que responderle: Toma y lee este libro --"IDEAS FUNDAMENTALES" -- o vete a un Cursillo de Cursillos que allí te lo explicarán; sino que podamos decirle la verdad: Ahí los tienes: mira "COMO VIVEN" los Cursillistas y te enterarás de cómo SON los Cursillos de Cristiandad. Solamente entonces, podremos tener la alegría de que las "IDEAS FUNDAMENTALES" han conseguido la finalidad que pretendían. Por su parte Bachir Haidar Jorge, laico, terciaba: Poco después de Pascua se celebró el Encuentro de los siete países que fueron escogidos, entre otros treinta y ocho, ( 38 ), para redactar el libro "Ideas Fundamentales del Movimiento de Cursillos de Cristiandad".
Brasil fue uno de estos siete países. El objetivo de todos fue condensar un ideario que resultara en una obra:
1. Simple, 2. Profunda, 3. Comprensible, 4. Unificadora, 5. Histórica.

1) SIMPLE, es decir una obra discreta, que transmita lo fundamental -- lo esencial -- del Movimiento de Cursillos.
2) PROFUNDA, sin pretensiones de obra filosófica, aunque busca las raíces de cada "ser", de cada "hacer" en el Movimiento de Cursillos. Hubo en este trabajo una preocupación por definir, con profundidad y claridad, lo que su propio título indica: Ideas Fundamentales del Movimiento. No se desciende a detalles o formas de aplicación; el trabajo sólo se refiere a lo esencial. En este sentido, su lectura exigirá una cierta madurez del lector, de forma que resista el deseo de que la obra ofrezca reglas prácticas de actuación. La obra exige, para lograr con ello un aprovechamiento deseable, un trabajo personal de elaboración y mentalización. Como todo lo que Dios nos da. Sin trabajo personal somos indignos de alcanzar nuestros propósitos.
3) COMPRENSIBLE. -- Podíamos habernos fijado sólo en lo simple; pero también es importante recalcar lo comprensible del trabajo, que se concatenó y se organizó con una trama única, consecuente, lógica. Aunque las varias partes fueron redactadas por diferentes países, todas ellas mantienen un absoluto ensamblaje. Los capítulos son: Mentalidad -- Esencia y Finalidad -- Inserción en la Acción Pastoral de la Iglesia -- Estrategia Metodológica -- Precursillo y Poscursillo -- El Cursillo -- Secretariados y Escuela.
4) Es una obra UNIFICADORA, no sólo por la pluralidad de estilos y características ambientales que existen en el ser y el actuar del Movimiento dentro de los diversos países, sino principalmente porque es un encuentro, en el momento actual, de los diferentes niveles de inserción del Movimiento en la realidad viva de la Iglesia en cada país. Las diferencias prácticas, formales, superficiales importan menos desde que está definido lo esencial. Vale el espíritu, no la letra. Por eso nos hemos referido antes a la necesidad de cierta madurez para el aprovechamiento integral del estudio de este libro.
5) HISTORICA. -- La importancia histórica de esta obra deviene del hecho de surgir en un momento en que el Movimiento -- actualizado, maduro -- ha comprendido su función específica en la Iglesia. Esta inserción en la Pastoral de la Iglesia ha quedado más clara que nunca en nuestra época, y esto incluye:
a) un respeto total hacia el individuo, como consecuencia de la dignidad de la persona humana; b) un concepto más integral y más comunitario del Plan Salvífico de Dios;
c) una mayor conciencia de saberse y de sentirse Iglesia. Por estas cinco razones, "Ideas Fundamentales" es un libro que habrá de ser leído, estudiado y asimilado por todos.

COMENTARIOS:
Vemos en los numerales 4 y 5 del documento de Bachir, la orientación clara de quienes redactaron IFMCC, "es un encuentro, en el momento actual, de los diferentes niveles de inserción del Movimiento en la realidad viva de la Iglesia en cada país" y la supuesta comprensión de "su función específica en la Iglesia. Esta inserción en la Pastoral de la Iglesia ha quedado más clara que nunca en nuestra época". No se dice nada de la inserción en el mundo, sitio propio de los laicos según se define en los documentos de Vaticano II y en los documentos pontificios, especialmente "La Evangelización del Mundo Contemporáneo" de Pablo VI y los de Juan Pablo II, entre lo cuales destacan: "Christefidelis laicis", "Sollicitudo Rei Sociales" y "Ecclesia in America". Si a esto agregamos los cambios que se dieron en el rollo "El Seglar en la Iglesia" y el desmoche del tercer día, cambiando la orientación del rollo "Cristiandad en Acción" y la eliminación del rollo "El Cursillista Más Allá", podremos comprender porqué es que algunos pensamos que con IFMCC se completó el secuestro del MCC de manos de los laicos a manos de los clérigos, la clericalización de que se ha venido hablando desde entonces cada vez con más fuerza. Aún ahora hay sacerdotes que dicen que les pondrán el V°B° a las fichas de los candidatos, siempre que éstos se comprometan a trabajar en la parroquia. Siendo que el MCC sigue la norma del Señor de que son los enfermos los que necesitan del médico y por ello busca preferentemente a los alejados, esto resulta un contrasentido. Es sintomático que en muchos países, los párrocos, más que los obispos, no quieren trabajar con el MCC aduciendo que los cursillistas no colaboran con su trabajo pastoral, sin percatarse de que son precisamente los cursillistas quienes representan a la Iglesia en los ambientes y estructuras del mundo. Cuando el MCC es bien entendido y atendido, se comprende inmediatamente el valor que tiene el hecho de que sean los laicos quienes instilen los criterios cristianos en donde participan como personas, aunque no "marquen tarjeta" en las distintas actividades intraeclesiales que todo mundo organiza. Si al movimiento se le diera el espacio que necesita y la atención sacerdotal que le urge como movimiento de Iglesia, otro gallo cantaría. El domingo escuchaba la homilía de mi párroco. Mencionaba el Padre que no es suficiente que los integrantes de las "pequeñas comunidades" ( evangelizadoras ) se satisfagan con el trabajo que realizan en ellas; resaltaba que es en el hogar primordialmente, en el trabajo y en los ambientes sociales en donde el cristiano tiene que dar testimonio. Yo pensaba, mientras le escuchaba, que los documentos del Vaticano II y los muchos documentos que nos legara Juan Pablo II, coinciden con ese pensamiento; pero que también la finalidad del MCC es congruente con esas ideas. Esto no es la primera vez que ocurre, incluso el Padre ha usado una frase nuestra: “hay que florecer en donde el Señor nos ha plantado”. Surge entonces la pregunta, ¿porqué se nos rechaza y se nos quiere “utilizar” para “vitaminizar” las estructuras parroquiales, sin respetar el carisma de nuestro movimiento? Por otro lado, sin ánimo de molestar, nos damos cuenta que los capítulos "esenciales" en IFMCC fueron redactados por sacerdotes, con excepción de uno: Mentalidad, que le dejaron, cercenado, a Eduardo Bonnín. Parte de lo ocurrido se nos relata en "Historia de un Carisma". Son muy interesantes las cartas intercambiadas entre EB y el P. Cesáreo Gis A. al respecto. Los otros capítulos, los "importantes" y "accidentales", fueron puestos en manos de algunos Secretariados. Con algunas excepciones, los Secretariados de la época estaban tremendamente influenciados por los Directores Espirituales de entonces. Recordemos que era la época hegemónica del "Manual de Dirigentes" de Mons. Hervás. Obra que hizo mucho bien, pero también mucho mal; al extremo que se llegó a dividir el movimiento entre "dirigentes metodistas", los apegados al método y los dirigentes de criterio no apegados a las normas. Interesante resulta leer la reseña que hacen los también sacerdotes, Clemente Sánchez y Francisco Suárez, en su obra: Cursillos de Cristiandad Abiertos al Futuro sobre la situación imperante en Latinoamérica cuando, simultáneamente a la celebración del Congreso Eucarístico en Bogotá, Colombia; se convocó el I Encuentro Latinoamericano de Dirigentes del MCC, celebrándose, al final del mismo, la I Ultreya al mismo nivel. Este será el tema de la próxima entrega.
Rodolfo Letona C.
Vocal de Escuela

BIBLIOGRAFÍA:

Comments: Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?